El músculo importa, es nuestro motor

06 Marzo 2019

El músculo importa, es nuestro motor

EL MÚSCULO IMPORTA... ES NUESTRO MOTOR

En estos momentos mientras lees este post estás gastando una cantidad aproximada de energía de alrededor de 1 caloría por minuto. Si realizas ejercicio, puedes multiplicar este gasto energético veinte o treinta veces. Deberías saber también que estos momentos, mientras estás sentado leyendo este libro, el porcentaje de contribución en el gasto energético de tu musculatura es aproximadamente del 30%. Un porcentaje que puede subir fácilmente al 90% mientras realizas ejercicio.

El músculo es el tejido que más contribuye en la utilización de carbohidratos y grasas, ya que el 80% de la energía (calorías) que se ingieren se distribuye a la musculatura.
 

No te confundas, el motor de nuestro cuerpo es la musculatura, ningún otro órgano o tejido está diseñado para generar fuerza, mover y controlar nuestro cuerpo, ni para gestionar la energía de nuestro organismo (ATP) como lo hacen nuestros músculos.

A pesar de la creencia general de que el corazón es el motor de nuestro cuerpo, éste no es más que un sirviente del único tejido realmente productivo desde el punto de vista de capacidad de generar fuerza y potencia que no es otro que la musculatura. Este tema lo trataremos más adelante en otro post (El corazón como sirviente del músculo)

El corazón, órgano vital como muchos otros, tiene como función principal contribuir al transporte de oxígeno, nutrientes, desechos metabólicos, hormonas…por todo nuestro organismo como si fuese una bomba o inyector de gasolina. Por esta razón…
 

EL MÚSCULO IMPORTA

EL CORAZÓN NO ES EL MOTOR DE NUESTRO CUERPO, DE LA MISMA FORMA QUE LA INYECCIÓN DE GASOLINA NO ES EL MOTOR DE TU COCHE. EL CORAZÓN ES EL SIRVIENTE DE NUESTRA MUSCULATURA.

el corazon sirviente musculo

VIDA MODERNA Y PÉRDIDA DE MASA MUSCULAR

Cuando nuestro motor (nuestra musculatura) empieza a fallar, afectando a su adecuado funcionamiento, no debería sorprendernos que paralelamente se desarrollen muchas enfermedades y patologías crónicas.

Estas patologías están directamente relacionadas con la pérdida de fuerza/masa muscular.

Una serie de patologías que raramente existían en el pasado y que no forman parte de nuestra evolución como especie.

Una serie de enfermedades que vienen especialmente asociadas al estilo de vida “moderno” y a la denominada “dieta occidental”.
 

CUANDO EL MÚSCULO FALLA...SE RELACIONAN UNA SERIE DE PATOLOGÍAS MUY COMUNES Y RELACIONADAS ENTRE SÍ


sarcopenia y sedentarismo


Podemos decir que hay 3 factores clave que han contribuido a este problema:


1-    Procesos de automatización y vida sedentaria.

2-    Avances en la medicación.

3-    Acceso a la comida sin esfuerzo físico.



Estos 3 factores son los que principalmente han causado la epidemia de sarcopenia común en la población adulta de los países modernos. La sarcopenia o pérdida de masa muscular es un problema que debería ser tratado de forma más profunda por la autoridades públicas junto con las empresas privadas relacionadas con la salud y el ejercicio y del que trataremos más detenidamente en este blog.

1- PROCESOS DE AUTOMATIZACIÓN

Los procesos de automatización y el uso de maquinaria y estilo de vida “sedentario” está siendo uno de los factores clave relacionados con la pérdida de función muscular. El desarrollo de fuerza y masa muscular, como veremos más adelante en el blog, viene muy determinado por la intensidad del esfuerzo muscular y no tanto por la cantidad o volumen de éste.

Los esfuerzos intensos que han ido asociados desde nuestra época de cazadores, pasando por la de agricultores, hasta incluso en tiempos más actuales donde muchos esfuerzos se seguían haciendo a mano (desde lavar ropa, cargar material…) se han ido diluyendo en pos de maquinaria y tecnología que, si bien nos ha facilitado las cosas, ha provocado una evidente disminución en el esfuerzo muscular requerido, contribuyendo de forma clara a la pérdida de fuerza y masa muscular, especialmente en edades adultas y en la tercera edad.

Un esfuerzo muscular que suele ser insuficiente en gran parte de la sociedad actual y que se quiere mitigar con recomendaciones generalistas tales como caminar 30-60 minutos diarios. Recomendaciones claramente pobres para poder luchar contra la pérdida de función muscular de la gran mayoría de las personas, como iremos explicando a lo largo de este blog. 

El típico ejercicio continuado, en general de baja/media intensidad como caminar, adolece del punto clave para el desarrollo de fuerza; ESFUERZOS MUSCULARES INTENSOS, no ayudando a luchar contra la pérdida de musculatura. Evidentemente, caminar o correr 30-60 minutos a baja/media intensidad diariamente siempre nos ayudará más que no hacer nada y quedarse en el sofá, contribuyendo a una mejor función muscular y cardiovascular, pero hemos de entender que para desarrollar fuerza y frenar la pérdida de funcionalidad es claramente insuficiente.

DURANTE MILENIOS Y SIN LA AUTOMATIZACIÓN, EL ESFUERZO MUSCULAR INTENSO HAN GARANTIZADO  LA SUPERVIVENCIA DE NUESTRA ESPECIE



Es importante entender que para poder mantener una mejor calidad de vida presente y futura es necesario implementar un trabajo de fuerza y unos hábitos nutricionales adecuados.

2- AVANCES EN LA MEDICACIÓN

Los avances en la medicación han contribuido a que podamos vivir más años. Ésta es una realidad que ha provocado que cada vez haya más personas mayores en nuestra sociedad. El porcentaje de personas mayores de 65 años se ha ido incrementando de forma clara desde mediados del siglo pasado y se cree que en España para 2050 puede superar el 30%. Esta evolución de la pirámide de población se puede observar en las gráficas que se muestran a continuación. Son gráficas que muestran la evolución demográfica para España desde 1950 hasta 2050 extraídas de la ONU.






Curiosamente, podemos observar que el grupo de gente mayor de 65 años superará en 2050 al grupo de personas menores de 15 años por primera vez en la historia de la humanidad.

No obstante, a pesar de haber dado más años a la vida por los avances en la medicación, no hemos podido conseguir en general dar más vida a los años. Aún y eso, desde 2017 en USA, por primera vez, la esperanza de vida general ha bajado, aunque las personas pertenecientes a niveles culturales más elevados siguen aumentando su esperanza de vida.

Por desgracia, el proceso de envejecimiento viene asociado a ENFERMEDADES CRÓNICAS, ya que más del 92% de nuestros mayores de 65 años tienen una o más de estas patologías.

Enfermedades crónicas definidas como hipertensión, enfermedades coronarias, enfermedades pulmonares crónicas, diabetes, infartos, cáncer y artritis (Hung et al. 2011).

Curiosamente, existe una enfermedad que no se nombra dentro de estas enfermedades crónicas pero que está presente en la mayoría de éstas que es la sarcopenia, definida como la pérdida de fuerza/masa muscular, como hemos mencionado anteriormente.

Somos conscientes, como sociedad, que la lucha contra la sarcopenia nos abrirá un camino para no sólo darle más años a la vida, sino para darle más vida a los años.

MÁS DEL 92% DE LOS MAYORES DE 65 AÑOS TIENEN ALGUNA ENFERMEDAD CRÓNICA

3- ACCESO FÁCIL A LA COMIDA SIN ESFUERZO

El acceso a la comida sin esfuerzo físico es otro aspecto clave que forma parte de la ecuación. Nuestra evolución como especie ha desarrollado mecanismos de recompensa ante la dificultad de conseguir alimento, uno de los problemas que hemos tenido durante millones años.

Conseguir alimento no sólo ha sido difícil, sino que además ha requerido, por lo general, un elevado esfuerzo físico para obtenerlo. Un esfuerzo muscular intenso que en muchas ocasiones obligaba a la musculatura a gastar recursos energéticos, fatigarse y hacerse más fuerte. Nuestra evolución como especie ha hecho que muchos individuos hayan adquirido muy buenos mecanismos para ser eficientes en el ahorro y la utilización de energía debido a los prolongados periodos de escasez de alimentos.

ejercicio y dieta

En pocas décadas, después de miles de años de evolución en circunstancias de carencia energética y trabajo intenso para lograr alimento, nos encontramos en los países desarrollados con la capacidad de obtener calorías fáciles (y en general poco nutritivas) sin esfuerzo alguno, sin cazar, arar, sembrar… sólo bajando al supermercado de la esquina o llegando en coche al centro comercial de turno. Sin contar con la, cada vez más utilizada, compra por internet.

La unión de estos tres factores ha propiciado una de las epidemias más características de las “sociedades avanzadas”, las tasas de obesidad y sarcopenia más elevadas de nuestra historia y el avance de muchas enfermedades crónicas relacionadas con la pérdida de función muscular y, por ende, de capacidad funcional y metabólica del cuerpo humano.

Desde Slow Training queremos ayudar a evitar este grave problema en nuestra sociedad, a través de un programa de ejercicio efectivo y seguro que incremente la fuerza y masa muscular y que mejore el metabolismo y la condición física las personas sin importar su edad o su estado de forma actual. 
Todo nuestro equipo de entrenadores, médico, fisioterpeuta y nutricionista trabajan diariamente en educar a las personas en conseguir hábitos de vida saludables, no sólo relativos al ejercicio, sino a la dieta, sueño, control del estrés...
 

Recuerda...EL MÚSCULO IMPORTA, O LO USAS O LO PIERDES.



Comparte: