Buscando un Entrenador Personal

27 Febrero 2019

Buscando un Entrenador Personal

UN ENTRENADOR PERSONAL NO ES UN CAPRICHO

La figura del entrenador personal puede parecer algo elitista para muchos de nosotros. Y aunque es cierto que en un principio lo era y que muchas personas los contrataban para darse cierto caché social, la realidad actual es bastante diferente en la mayoría de los casos.

Sólo en Slow Training Barcelona estamos haciendo una media de 1.000 sesiones mensuales y podemos asegurar que, para la mayoría de nuestros clientes, realizar una sesión de entrenamiento con un entrenador personal no es un capricho, sino una inversión en salud.

Me sorprende que muchas personas vean un capricho realizar una sesión semanal con un profesional del ejercicio que es capaz de conseguir mejorar tu fuerza, resistencia, movilidad y condición física con sólo 1 o 2 sesiones de 30 minutos semanales, lo que redunda en una mejor calidad de vida, mejor rendimiento en el trabajo, menos molestias articulares y riesgo de lesión,... y no contemplen lo que les está costando en salud y dinero ciertos hábitos como fumar, beber, alimentarse de forma inadecuada...

Entrenador Personal Barcelona

Es cierto que para hacer ejercicio y ponerse en forma no es necesario contratar un Entrenador Personal, pero me gustaría explicar los motivos por los que nuestros clientes lo hacen y porque lo consideran una buena inversión.

1. Aunque creas que sepas mucho de ejercicio y que estás informado y versado en la materia, te sorprenderías de la gran cantidad de conocimiento que hay detrás de un buen entrenador personal. En Slow Training tenemos profesionales que sólo se dedican a entrenar a personas, que tienen una amplia formación en anatomía, biomecánica, fisiología..., donde además de ser licenciados en actividad física o diplomados TAFAD, están especializados en entrenamiento de fuerza de Alta Intensidad por Resistance Institute, la empresa especializada en biomecánica y entrenamiento de fuerza clínico más avanzada del país (www.resistanceinstitute.com). Esto significa que podemos ofrecerte garantías de que consigas resultados sin riesgo y sin inventos que puedan frenar tu progreso.
2. Un buen entrenador puede conseguir resultados con la mínima inversión de tiempo. En nuestro caso, muchos clientes se sorprenden que podamos conseguir grandes mejoras con sólo 1 o 2 sesiones de 30 minutos semanales. Y el tiempo, cada día más, es oro.
3. Muchos de nuestros clientes no tienen el hábito ni la voluntad de crear un programa de ejercicio y mantenerlo en el tiempo con una constancia semanal, lo que hace que no puedan obtener los beneficios buscados. Nosotros los motivamos, educamos y generamos la adherencia necesaria para que entiendan cómo entrenar y la importancia del hábito en el ejercicio.
4. Estimular la musculatura para conseguir cambios significativos no es tarea fácil, tal y como hablamos en otros posts, por lo tanto, crear las condiciones e intensidad adecuadas (se requiere un adecuado entrenamiento de fuerza de alta intensidad, HIST) es siempre más fácil de realizar cuando tienes un buen profesional al lado motivándote y obligando a tus musculatura a trabajar de forma óptima.
5. Tenemos muchos clientes con ciertas patologías y lesiones que necesitan de supervisión constante por parte de un entrenador, una vez nuestro equipo médico nos da el ok al entrenamiento de refuerzo muscular.
6. El ejercicio debería tratarse de la misma manera que se hace con un medicamento, controlando la concentración, la cantidad de la dosis y la frecuencia aplicada, para obtener los beneficios de la ventana terapéutica y evitar los daños (toxicidad). Este equilibrio no es fácil, lo que hace que un buen entrenador pueda ayudarte más fácilmente a conseguir los efectos positivos del ejercicio minimizando los negativos (que los hay) de la misma forma que puede suceder con los medicamentos.
7. Es complicado integrar la necesaria intensidad junto con una buena ejecución en los diferentes ejercicios, lo que significa que un entrenador preparado y motivado consiga que realices los ejercicios con la intensidad suficiente pero eliminando las malas posturas, compensaciones, inadecuado uso de la carga, apneas,...

En Slow Training tenemos claro que, bien realizado, el valor añadido de un entrenador personal supera con creces su coste, lo cual no deja de ser una muy buena inversión en salud y calidad de vida. 



Cumpliendo las premisas de efectividad, eficiencia y seguridad, un Personal Trainer no tiene por qué ser un capricho y nos gustaría poder demostrártelo.

¡Te esperamos!

 

Comparte: